viernes, 4 de enero de 2019

Mystery of

He silenciado la poesía hasta el punto de la ansiedad,
cada vez sueño más con la muerte.
Ha comenzado un nuevo año 
y las palabras están hartas de ser presas.
Se me ha olvidado la conexión entre
cabeza y corazón,
la presión me puede.

He tenido que recurrir a las canciones
que hablan del amor,
porque ya no lo siento.
La tristeza es para aquellos que callamos
y caemos.
Sigo siendo aquel agujero negro
del que salí, pero permanece.

Sigo buscando el misterio,
de la huida,
del adiós,
del regreso,
de la pérdida.

He abandonado la empatía de las risas,
y ahora estoy atada a unas cuerdas que me impiden
sentirlas.
Me he convertido por un momento en todo lo que odio,
la venda que no deja ver al amor como motor de cambio.

Mi transparencia se guarda en estas líneas descontroladas
y sin sentido.
Me estoy volviendo a permitir escribir, sin alegría,
pero comparto la oscuridad, para que corráis
siempre
hacia lo que brilla.


jueves, 5 de octubre de 2017

Desnuda

La desnudez cae con el atardecer,
el cuerpo natural del poro de la vida
deshecha el resto del latir gemido. 
La noche está apunto de matar a las flores,
porque sin luz han decidido no vivir.

Los posos del sexo del adiós buscan el
espacio más recóndito de la habitación,
porque ellos no quieren ser flores,
ni olvido.
Repelen las sábanas porque son las primeras
que pierden el olor.

Las ramas me empiezan a rozar haciendo
del único mundo un bosque latente del
desamor, rápido. Fugaz como el cigarrillo
que cuela el humo por los resquicios de la
persiana.

La naturaleza sigue ahí plantada, mirando
su reflejo como si intentara buscar el porqué
de la vida vestida que le ha tocado vivir.
Yo impasible de reojo miro sus monstruos.

Porque coraza fuerte se me hizo al llorar
por dentro una marcha anunciada.
Y no, seguimos sin poder salvar a nadie.
Entiendo el pecado de otros cuerpos en mente,
si la vida se está auto destruyendo.

El atardecer ha caído. La oscuridad deja muy
poco para ver y mucho para pensar. Cuántas 
veces os habéis sentido causa del problema.
Y crees tener la solución.

Pero se ha despertado eso del vivir, la soledad 
de una melodía con la intensidad de la rutina,
la cabeza ahora llena de otros monstruos. Porque 
así como quise desconocer a otras ranas, ahora 
me da miedo que sea yo la que se desconozca
en los labios del presente.



lunes, 2 de octubre de 2017

Puedes ver

Hay un foso de humanidad. Gran Vía se está volviendo gris. Tomamos caminos opuestos, pero miramos atrás. No dejo de inspirar con ademán de guardar este olor para mucho tiempo. El miedo echa raíces desde los túneles del metro y no son los trenes los que se pierden. Al doblar la esquina, qué tendrán que decir aquellas culpables del adiós. Acaricio el nerviosismo de las manos y noto el vacío. Retrato el momento, me rompo por dentro. Se va el roce de labios y todo está seco. 

La vida se antoja sin sueño ni despertar. Se antoja de situaciones no compartidas. De lágrimas de aquellos que por no entender, te aumentan el anhelo. Se antoja de tristeza, de sonrisas culpables, de evasión de pensamiento. Se antoja de te echo de menos, pero es tu tiempo. Se antoja de valentía. Se antoja de calma. Se antoja de mariposas hambrientas de cambios pero no de vida nueva.

La melodía in crescendo marca el compás de los sentimientos. Las fotografías llenas de recuerdos. La tranquilidad de una mirada que ama y espera, y espero. Cura incluso antes de la enfermedad. Fuerza de independencia y libertad. Alas que siempre hacen renacer para volar. Gratitud de la felicidad correspondida. Sábanas de roce que mecen hoy mi cuna.

El amor vence todo, primer paso...


Puedes ver, cómo respeto todo lo que estás viviendo, cómo lo hago solo porque creas que es cierto, y que en mi vida solo queda una razón y un verso.

Y lleva tu nombre


sábado, 12 de noviembre de 2016

Me quise como espero que nunca me quieran



El blanco y negro duele,
me nublo en un paisaje de luces
que me ciegan.

Al otro lado siempre hay alguien
que me sonríe,
y yo ya he perdido la fe en la risa.

Me han hablado del amor como 
locura,
y no hay nada más cuerdo 
que la elección de lo que uno 
siente.

La tristeza que no merezco
me ha golpeado por los tropiezos
de otra gente.

Ya no sé mirar más allá de mis manos,
de las grietas que en mis dedos  
se hicieron una noche de verano.

Los ojos clavados me empiezan a cansar,
el pasado que no comprendo siempre
está cerca,
la felicidad de la que no es persona
me harta.

Me he escrito el propósito del olvido
cien veces,
y mil veces lo he incumplido.

Y no,
no pienso en ti, solo, 
en mi recuerdo desenfocado.

Lo estoy volviendo a escribir,
el blanco y negro sigue doliendo,
vez 101.

Me quise como espero que nunca me quieran.
Como una puta mierda.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Blanco

Rompía un lápiz al día
y llenaba varias páginas de su libreta negra.
Palabras, hasta en los márgenes de aquellas
hojas cuadriculadas
que guardaban lo que un día de lluvia
se prometió.

Escribía su vida
en minutos y horas,
incluso las palabras que pensaba
pero no decía.

Dibujaba los paisajes de su pequeña
ciudad
que contrastaban con sus extraordinarias
capitales favoritas.

Disfrutaba de la vida con esa libreta
llena de minas marcadas,
de formas de labios coloridos,
de garabatos de enfado.

Guardaba hasta el sexo,
los abrazos,
el primer beso que sucedió
a los otros tantos deseos
de soltarse la coleta.

Retratos de una vida de cambios
que explicaban cómo se había
peinado el alma.

Supo plasmar el viento,
el calor de una chimenea
y las olas del mar,
pero de esas que azotan contra
grandes rocas en acantilados.

Dedicó más de un página a las
grandes emociones:
el amor, la alegría, la risa,  las lágrimas
de felicidad.

Todo era grabado en ese pequeño compañero
de viaje,
así lo prometió en el momento que perdió
a su padre.

Con la lluvia sobre su cuerpo devastado, escribió:
<<Sé que nunca te olvidaste de mí,
yo tampoco lo haré de ti.>>
Y después de dejar caer esa hoja en el hoyo
de tierra empezó su particular
huida.

Olvidaría,
todo lo olvidaría como hizo él.

Y en letras bien marcadas y grandes
escribió la primera página:
Cuando creas que todo he olvidado,
que no sé quién soy,
ni sé hacer o deshacer,
léeme la libreta,
regálame la vida que en mis adentros
vivo
y en mis afueras
abandono.
Solo así habré ganado al olvido.

Hasta el último suspiro ganó,
 e incluso en su extinguida vida
 recordó  sonrió.


-Para todos los que (no) olvidan.

miércoles, 20 de abril de 2016

'Mi pequeña historia'



Quiero tornar las canciones de Andrés en contrarias. Quiero ser el pequeño rato en el que he llegado para que me conozcas siempre. Convertirme en la poesía nunca escrita porque se hace. Quiero alas para volar al sur, vivir en sur, quererte con acento del sur para perder todos los días el norte. No necesito que bailes flamenco para cambiarme la vida, todos los meses son números cardinales con canciones de Sabina. Dejemos Dublín, que es un sueño mi París bajo los volantes de mi falda. Y si llueve en Sevilla, tenemos Cádiz, y Pantín fugando estrellas que llegan hasta Benijo. Me ha cazado el autor y grito que es mentira que no quiera verte. Que te dedico todo el rock and roll mientras te miro a escondidas y te escribo postales firmando para que seas mi media vida. Las 6 caricias se me quedan cortas porque no te quiero tanto, te quiero más. Hicimos nuestra una noche de verano en la que sí, por fin, supimos lo que es amor. Esta vez sí pudimos, voy a volver quererte: así fue. 

jueves, 3 de marzo de 2016

A (s)olas



El mar de palabras 
me arrastra con su corriente.
Escucho las gaviotas gritando 
LIBERTAD
por encima de mi.

Sigo siendo arrastrada 
con los ojos entrecerrados 
y gotas en la cara que seca el sol.

Tarareo la canción 
que me hace ser mi persona favorita.
Me canto la vida
a los cuatro vientos y este me responde
con brisa salada.

Me dejo hundir
para ver el blanco perla del final del 
túnel de la muerte
y el inicio de otra vida.

Vivir valiente.

Los dedos de los pies salpican alegría
y hacen volar a las primeras mariposas
de los capullos.

Parece que va a llover,
llueve
la corriente es más fuerte,
se hace la tempestad pero no se
deshace la calma.

De punta a punta el mar,
conmigo.
A las olas y a solas.
Muerdo, muerdo, muerdo
los sueños
porque se me han cumplido.

sábado, 16 de enero de 2016

Casi un año

Ha sonado varias veces Ferreiro
y los kilómetros se han convertido en besos.
Gran vía se puso guapa para tu vuelta
porque Madrid es tuya.
-Y qué bonita-

Ahora, las risas son sábanas deshechas mientras
la luz del sol se cuela por la ventana.
Los pies fríos dicen que todo es 
posible.
Las cervezas de importación esparcidas 
por el suelo
recuerdan.

Los niños se llevan dentro -nada de cobardes-
y se prohíben las bodas y las misas -nunca los bailes-
Se llenan las visas porque a veces
la libertad
cuesta dinero.

Pero que no llegue la pena
que se nos olvide el aniversario
y nos escapemos en un barco.
Nunca es tarde para otra huida.

Casi un año...

Fíjate ahora,
pequeña soñadora
las canciones de Andrés
suenan de otra manera.

lunes, 11 de enero de 2016

'Te quiero de papel'


Hay una suerte de sonrisa
plasmada en cada línea de un cuaderno 
con fecha de verano.

En invierno, márgenes llenos de tinta
de te quieros en papel.
Manos que se desatan escribiendo sobre ti
que componen una melodía a piano. 

Hay sueños de pisadas en la arena de una playa
del sur. Olas que paren las horas en tu pecho. 
Y besos que sepan a sal.

Hemos perdido algo más que la ropa interior
hemos ganado en risas
casi miramos a los ojos al amor
y ya no hay más perdón por los bailes.

Y ahí estás tú
llenando cuadernos de vida
amor
vida
amor
mientras se hace melodía en cualquier colchón.

Hay dientes de león volando
porque he encontrado una espalda llena 
de ellos.
Y Montmartre dibujado en tus lunares
cumple todos los deseos.

Sigo haciendo recuerdos en papel
el amor en tinta
la vida en poesía -como tú-
porque además de libre

                         te quiero de papel

jueves, 7 de enero de 2016

"El secreto del centro de mi tierra"

Acabo de hablar directamente con el miedo
me he tomado el tiempo necesario para conocerle
comprenderle y sentirle de otra manera.

Me he atrevido a acercarme a pocos pasos,
a notar su respiración en mi cara y escuchar sus latidos.
Incluso alcé mi mano para acariciarle
y se dejó tocar.

He visto cómo llora el miedo, cómo se arrodilla para
pedir perdón, cómo mira con culpa y decepción.
Me arrodillo inmediatamente y le sostengo.

Nunca un encuentro fue tan realmente profundo
interno
extraño
y reconfortante.

Miro sus manos agarradas a las mías, sus venas marcadas
como las mías, las lágrimas corriendo por sus mejillas 
que mojan las mías.

Maldito momento en el que siempre se llega tarde...

El miedo no tiene la culpa de nada
pero nosotros,
nosotros seguimos llamando miedo al que nos grita
que todo es posible.



sábado, 5 de diciembre de 2015

En cada gaviota

Vuela pequeña.
Abre las alas y sueña.
Sobrevuela el mundo como mejor sabes
sola.
Termina de conocerte para encontrarte.
Y volver a empezar.

Llora, llora, llora.

Y sécate la vida que se escapa
con la manga de tu camisa.
Y bebe el aire que te mata lentamente.
Y saca al monstruo de todas tus venas.

Ríe, ríe, ríe.

Que encontraste casa en cualquier lugar donde estés
porque estás
porque eres
porque solo tú y libertad.

Las alas crecen cada vez que caes
y baten cada vez que superas.
Aprende a sonreír cuando llores.
Aprende a llorar cuando sonríes.

"La vida nos ofrece otra oportunidad, 
cambiemos lo que perdimos por lo que ganamos"

Sube los escalones que nadie ve, ni sienten, ni se alegran.
Sube. 
Que cuando grites deslizándote por la barandilla hacia abajo
todos sepan que hay alguien quien llora y ríe.
Porque vive la vida que algún día acaba
y habrá ganado la batalla
de ser quien fue, es y será.


sábado, 7 de noviembre de 2015

Somos todo lo que nos queremos



Somos dos gatos que no se quieren morir
que quieren vivir de tejado en tejado,
soñar en trenes que lleva el viento hacia un destino
encantado.

Somo gaviotas que gritan versos a las olas que nos mojan los pies, 
y el sol en el horizonte nos echa de menos.
Tenemos el culo lleno de arena y el pelo de salitre.
Y no queremos que nos limpien.

Somos manos empapadas en tinta roja
de las muchas veces que metemos la pluma en el corazón.
La vida llena de apuntes que no aprenderemos nunca 
porque ya hemos suspendido el tiempo.
Y hemos tachado tantos nombres como cicatrices tenemos.

Somos miradas que repelen la hipocresía de la sociedad,
la libertad vista entre cuatro paredes llenas de cuadros 
vanguardistas,
el amor acorralado, acosado, destrozado en la sumisión.

Somos aviones que despegan, llegan, despegan, llegan,
y nos llenamos de ciudades, verdades, de nosotras
hechas arte.

Somo mujeres que aman a los hombres, mujeres que aman
a las mujeres, mujeres que aman a cualquier ser lleno de vida.
Nos llenamos el cuerpo de colores, de blanco y negro.
No callamos, gemimos.
No nos mandan, luchamos.

Somos bocas que saben a café,
a expresión libre, a besos, a mordiscos, a pintalabios rojo,
a conexión.

Somos todo aquello que queremos ser.
Somos
           Somos
                      Somos 
                                          Todo lo que nos queremos.

lunes, 5 de octubre de 2015

Buenos días, amor


Suena el despertador cada cinco minutos, me quedo quieta.
Huele a café en mi cama y en mis pies ya es invierno.
Siento piel sobre mí.
Respiración sobre mi boca, calor sobre mi ropa.

El sol entra por los agujeros de la persiana
y los ácaros siguen su rutina.
La mía se acaba de romper
y se ha personificado.

Tengo el trabajo entre pecho y cadera.
El tiempo compartido.
Sigue oliendo a café y todavía es verano en mis dedos.
Y en su pelo, primavera.
Las flores por el suelo como ropa interior.

Decoraciones de versos en la pared y besos entre las sábanas.
Las noticias en la radio hablan de lo menos importante.
Los vecinos siguen pisando con los talones por envidia
del amor.
Aquí abajo.

Los transportes a rebosar en hora punta 
y yo en mi punto aprovechando el tiempo
y perdiendo el rumbo.

Y en un tumbo me encuentro.
Quiero café.
Quiero tostadas.
Quiero-te.

Buenos días, amor

viernes, 18 de septiembre de 2015

La mente al servicio de ... menos de ti

Pongo el vinilo que más polvo tiene,
apago las luces
a tientas tiro de las sábanas.

Chocan los botellines esparcidos por el suelo,
los pies llenos de mierda,
respiro el hedor de los cigarrillos de la muerte
que nunca fumo.

De la cama evapora el sudor del sexo
cruel,
infiel,
avergonzado,
de ti mismo.

Me tumbo en mi propio pozo,
cama hecha tumba
y los gusanos ya me comen la piel.

Estoy en un universo muy negro.
Alguien debería decirnos que las estrellas
son solo bolas de fuego.
Y ardo cada vez que pido un deseo.
Fugaz la vida que pierdo.

No sé cuántos años tengo,
ni cuando empecé a ser adicto
a la droga que está degenerando mi cuerpo.

Todo da vueltas,
estoy montado en un tiovivo que no tiene final
feliz.

Sigo muriendo en mi pozo mientras escucho gritos,
mi droga es externa
y aun así el daño es interno.

Me dijeron que tuviera cuidado,
que eso que llamaban
                                  Sociedad
no tenía nada bueno.


Era cierto.


jueves, 17 de septiembre de 2015

Claqué

Mandé a la mierda la magia
con truco
las obsesiones de la piel
las pisadas sobre huellas en carreteras sin sueños.

Cerré los ojos tan fuerte que me encontré
y me gusté.
Salté tan alto que me conocí
y empecé a vivir.

Viví en invierno
para no matarme en verano.
Y cuando llegó no tenía armas, 
salvo mis manos acariciando el sol
que estudié invernando.

"Ya empieza el baile"

Me descalzo y bailo claqué en asfalto ardiendo,
toco el cielo con mi manos, 
hago cosquillas a nubes de algodón
y las almohadas se despluman cada noche.

Creo el mapa de huellas que siempre soñé
y que nadie podrá pisar.
Mi carretera está más bonita desde que la vida
permitió viajarme.

No llevo maleta
y la magia -sin truco- me va haciendo 
el equipaje.

Hago a las personas mis lugares,
tequila, sal y limón en Copacabana,
música de radio con cerveza artesana,
abrazos de bufanda que incluso te enfrían
en épocas de calor.

Mis besos siguen en lo alto de su torre eiffel,
en su piel -como dice Andrés- agua y arena
de la playa que me hace con oleaje de poniente,
mi banda sonora, en su voz (en)cantada por susurros.

Sigo pintando las rayas de mi carretera 
jugando a la rayuela
y mis huellas ya se parecen a la constelación
más bonita de mis lunares.

Bailo
amanece,
atardece,
anochece,
se sigue oyendo claqué.


lunes, 31 de agosto de 2015

Ahora que acaba el verano

Me mancho las manos de tinta para retenerlo y dejarle escapar después de besarle los meses, los días, los lugares y las personas. Ahora que agosto me mira con la mirada de siempre, que se despide con un "hasta pronto". Le hablo de lo bonito que ha sido recitarle, visitarle, compartirle, hacerle el amor.

Abro mi álbum de sentimientos  y le cuento mientras relleno el cupo de recuerdos las tardes de Retiro, el amor que hace un concierto, el Orgullo de pasear de la mano en un Madrid libre. Le enseño entusiasmada ese amanecer en la playa después de tres días con los que son más que mis personas. Le muestro el acento más bonito del sur. Sonreímos por las segundas oportunidades guardadas en los libros, en las canciones, en las noches de cerveza y en las que nos hacemos. Mientras echamos de menos nos hemos emborrachado con los putos mejores chavales de un pueblo que es muy mío. Sí, también he ansiado el otoño...el abrazo de alguien importante que conocí en la universidad y que convierte una Ciudad en Real. Me ha dado tiempo a mandar cartas que no llegaron nunca a la chica hecha de poesía (y que puso el verano versos arriba). Debería haber al menos un día a la semana en el verano para ver a las locas -que no toreras- que hacen el invierno, pero vuelan junto a su gente. Gente también la que he conocido y que dan a la vida el punto interesante que se merece.

Podría escribir otra parrafada dando las gracias por intentar llenar la parte de vida que se me fue meses atrás. Pero también puedo hablar de todo lo que quiero hacer a partir de aquí, así que cierro los ojos y me digo, me grito, me escucho: aprender, reír, amar y, sobre todo, vivir.

Me estoy permitiendo la alegría (una vez más).


domingo, 19 de julio de 2015

'I'm only human'

Qué han hecho con la sonrisa
para los conocidos que se hicieron
desconocer.

Se perdió.

Qué vida más puta, ¿no?
 -espera-
La vida no es puta
es vida,
y las putas no tienen culpa
de la vida.

Qué error -y horror-
lo anterior y la gente.
Esa que espanta y te abraza
acariciando la puñalada,
y te llama,
te desarma,
te apuntan con el perdón.

Y se acarician las bragas,
en pasado.
Pero no saben de la costura.
Esa que con hilo y lágrima
cosen la sangre -que no la piel-
de la niña que las deseaba.

Qué hicieron con la sonrisa
para los desagradecidos
y los perdidos de cabeza y corazón.

Con la mueca de esa niña que dejaron
jugar,
creer,
jugar,
creer, 
jugar,
caer...
del columpio de los besos
que volaron.
Y al pájaro pocas veces se le puede alcanzar.
Y a la niña le faltaban unos brazos más grandes 
para lograrlo.

Ya lo decían sus ojos 
(ahí no había nada bueno).
O había de más -no sé si bueno-.

Dejó a la niña mirándose al espejo
con muchas costuras que coser,
y con la sonrisa para los conocidos 
que se hicieron desconocer 
perdida.
Y el agua sobre su espalda empañó los 
cristales,
las lágrimas en los ojos -que no cayendo-
escribieron en ella
                    You are only human
y sonrió porque no se desconocía.


martes, 14 de julio de 2015

'Paris is always a good idea'

Existen los atardeceres en su pelo, las caricias en su espalda y los mordiscos en su clavícula

Existen.

Me regala vida en su sonrisa y sueños en sus labios. Tiene la cara tan bonita que ahora mismo quiero dibujar con las yemas de mis dedos movimientos que salen de cualquier parte de mi cuerpo.
Me quedaría en su abrazo a vivir y en su regazo a dormir. Me dejaría encontrar entre sus manos para perderme en su jardín y renacer en su pecho.

Me quedaría.

Miro tan fijamente sus ojos que veo mundo y vida -más todo lo que conlleva-, y la luna reflejada en sus pupilas mientras alguna que otra estrella se escapa cuando parpadea.

Pido un deseo.

Cuerpo lleno de besos y de versos, de amor y poesía, de tiempo y ahora.

Nada más.

Yo que siempre quise París ahora lo tengo cerca (aunque a lo lejos), pero mientras amanezca así me sobran aviones en los aeropuertos
tengo un colchón donde ir, tocar la cima y sonreír.


lunes, 29 de junio de 2015

La poesía del tiempo

La poesía es pasado, presente y futuro.
La poesía se cumple,
así que desde hoy tengo fe
en los versos,
en las musas que te hacen la rima
-y el amor-
en todo los besos que se roba el alma
para tocar las teclas de cualquier 
máquina de escribir.
Para hablar de ti, de mi, de nosotros, 
de todos y de todas.
Para contarle al mundo que necesitamos 
correr en pelotas y
ansiar libertad
-pasando primero por la igualdad-.

La poesía te puede dar un giro de 180 grados,
incluso de 360 -más 5 días-.
Y te hará vomitar lágrimas descompuestas,
malolientes,
putrefactas.
Y es entonces cuando el pasado te hablará 
con otro acento,
otro tacto,
y tú creerás que lo echas de menos
pero ya acabó.

La poesía es presente y vida,
manecillas de reloj marcando
compases de caderas,
barba de tres días,
sexo sin amor,
amor bien hecho,
besos que inspiran versos
y canciones con sabor a ron.

Y ahora te vas dando cuenta de que la poesía 
es presente hasta que tú quieras,
pasado una vez que te canses de los versos de (tu) poeta,
Y futuro lo que no prometo pero escribo 
por si acaso lo lees
y lo quieres conmigo.


miércoles, 24 de junio de 2015

Real

Un momento,
quédate
así sin nada
ni nadie
más.

No eches alas todavía
y sigue llenando mi cuerpo
de huellas
-esas que hacen tu risa-.

Un momento,
te quiero mirar más
que esos ojos tienen mucho
que decir
y no te he besado lo suficiente
como para descubrirlo.

Y ese mundo tuyo en las
manos
lleno de vida y placer
de muerte y resurrección
de mito y verdad.
Amor,
tócame y hazme.

Hazme libertad en cualquier
rincón,
quítame los miedos y las dudas,
las bragas por el suelo,
el colchón revuelto,
dame sudor, lágrimas, orgasmos
dame de ti.

Tú,
que te pido un momento y me lo
das,
que aunque no te vayas quiero
que te quedes,
que hablo de ti por no hablar de mi
o de nosotros.

Dublín me suena fuerte  y
las musas nunca mueren
sino que pasean desnudas
por mis más recónditos
pensamientos haciendo de mi
poesía corazón.

Te estás convirtiendo en musa
-creo que ya lo eras-
aun así ya sabes  lo que
conlleva todas estas venas
transportando los sentimientos
que ellas quieren.

Un momento,
ahora que estás
muerde
aquí
y también aquí.
No es un sueño.

Real.

sábado, 13 de junio de 2015

Tic tac, tic tac...

No dejo de escuchar el tic tac
del segundero de los relojes
tristes.

Toco los minutos en la piel hecha
lágrimas
y los acaricio para que no se
paren.

Parecen ir más lento de lo normal
pero marca,
marca vida en las venas.

Puede que la sangre este año circule
desganada
o que el corazón no bombee felicidad,
que solo solloce.

El tiempo
-aunque no lo parezca-
nos quiere libre.
Y la libertad no es sinónimo de tristeza.

La muerte nos roba,
pero enseñadle al ladrón
que tenemos un corazón que late
recuerdos.

Véis, así,
SONRIENDO.

¿Os cuento un secreto?
Ellos también lo están haciendo.